jueves, 28 de enero de 2016

martes, 12 de enero de 2016

Dejad que los muertos nos canten al oído...

Recorremos el sendero de nuestra vida, desperdiciando días, meses... a veces años, llenos de la confianza que nos da desconocer la hora de nuestra muerte; esa ignorancia que nos hace creer inmortales. Pero ese no es el mayor de sus engaños, sino el hacernos creer que siempre habrá más tiempo: para reparar lo que está roto, para tirar lo que está viejo, para aprender lo que se ignora y para recordar lo que se ha olvidado. Creemos que frente a nosotros hay un futuro infinito, en el que podremos amar, reír y vivir.

Tal vez nada cambiaría si lo supiéramos. Tal vez solamente aquéllos que hacen con su vida una magistral representación pueden llevar el arte hasta el último instante y morir de manera tan gloriosa como vivieron... tal vez.

En 1991 Freddie Mercury sabía que el día de su muerte estaba cerca. Cuentan quienes estuvieron en el estudio de grabación que un hombre débil y consumido por la enfermedad brilló con singular energía mientras grababa su última canción, "Sow Must Go On" y lo hizo con tal perfección que el primer corte fue el único y definitivo.

El espectáculo debe continuar
por dentro mi corazón se está rompiendo
mi maquillaje está cayendo
pero mi sonrisa se queda

Mi alma está pintada como las alas de una mariposa
Los cuentos de hadas de ayer crecerán pero nunca mueren
puedo volar... mis amigos...
El espectáculo debe continuar

El espectáculo debe continuar
Lo enfrentaré con una sonrisa
nunca me rendiré
con el espectáculo.


En enero de 2016 David Bowie cumplió años y le dio un regalo al mundo. El disco Blackstar se presentó gradualmente, durante meses, generando especulación por su tono sombrío, letras e imágenes que parecían dar un mensaje profundo, pero las críticas eran positivas; Bowie dejaba atrás los años de glamour para reinventarse como un misterio. Tres días después del lanzamiento se aclaró todo; ese álbum era un testamento. Bowie moría, lo sabía, y decidió hacer una obra maestra con su muerte. 

Mira aquí arriba, estoy en el Cielo
Tengo cicatrices que no pueden ser vistas,
tengo un drama, no puedo ser robado,
todos me conocen ahora
(...)
Estaba en busca de tu ceniza,
esta manera o ninguna.

Ya sabes, seré libre
Igual que ese pájaro azul
Ahora, ¿no es él igual que yo?
Oh, seré libre
Igual que ese azulejo
Oh, seré libre
¿No es él igual que yo?


Hoy escribió una amiga, vieja admiradora de Bowie: 

"Hay tres días importantes en la vida.
El primero, cuando naces; el tercero, cuando mueres.
¿Cuál es el segundo día más importante?"

...escucha a los muertos. Ellos son nuestra conciencia, nuestra memoria y nuestra clarividencia. Deja que te susurren al oído, deja que te canten.


Leer es cool 10

En realidad es más que cool...




sábado, 9 de enero de 2016